Artículos

Motivación

 

Revisando entre mis artículos y papeles cayó en mis manos unos apuntes que debían tener como mínimo treinta años y sin querer establecí una cierta relación con el invento del siglo, “EL COACHING”, que quede muy claro que no tengo nada en contra sino al contrario y que creo que es una verdadera necesidad, que con el tiempo se ha ido institucionalizando, fomentando técnicas y recursos para mejorar el intelecto y aptitud de las personas como os digo tuve la suerte en aquellas épocas de ser colaborador del finado Alberto Cebado y Luis Llongueras dos de los más grandes profesionales de España y del mundo, los cuales hacían asistir, a todo el personal, a la  clases impartidas por el profesor “Carlos Muñoz Espinalt”, una eminencia en el campo de la psicología, él fue el creador de la “Psicoestetica” que el mismo definía como la ciencia que estudia al hombre sobre su imagen personal (la forma de vestirnos, peinarnos, maquillarnos, hablar, gesticular, transmitir, convencer, gustar, etc.), y que el hombre necesita para sobrevivir y autoafirmarse, es decir saber proyectar una imagen coherente para poder mostrar y transmitir motivación y seguridad.

 

A través del tiempo aquellas enseñanzas se me quedaron grabadas así como muchas más que me han servido, no para ser el más rico pero si para aprender a motivarme a mí mismo e intentar transmitírselo a los demás.

El profesor “Muñoz Espinalt” es autor de muchísimos libros y ensayos dejando un gran legado en el campo de la psicología, pero sobre todo dentro del tema que más nos atañe escribió entre otros muchísimos.

“Psicología de la mujer”, “Psicología de la gente”, “Tu vocación profesional” “Sentido común no es timidez” “Lo que dice tu cara en el espejo”.

Resumiéndoles transmito algunas de mis reflexiones sobre mi propia motivación y la aptitud con la que he intentado adaptar en mi vida en los casi cincuenta años de profesional.       

Una actitud positiva es el mejor camino para asistir de gala a la fiesta de la vida. Básicamente cada quien vive como quiere, el que quiere trabajar lo hace, el que quiere pelear pelea, el que quiere crear crea, el que quiere amar ama. 

Para lograr algo debemos desearlo, proponernos metas. Pero también debemos hacer algo, tener una actitud positiva que nos ayude a abrir espacios para demostrar nuestra educación y buenos sentimientos. 

Si realmente queremos mejorar, debemos esforzarnos por eliminar los aspectos negativos de nuestra personalidad. 

Si queremos triunfar, debemos enfocar nuestros esfuerzos a metas bien definidas y claras en nuestra mente. 

De tal forma, una buena actitud no albergará a la falsedad, el engaño, el egoísmo, la irresponsabilidad, la envidia y mucho menos el rencor.

Una buena actitud en la vida se basa en la honestidad con nosotros mismos, esto nos llevará a alcanzar el éxito y la felicidad. 

Ciertamente todos esperamos ser felices en el futuro, cuando formemos una familia, cuando tengamos un hijo, cuando compremos una casa un auto etc.…

La verdad es que no hay un momento mejor para ser felices que ahora. Si no es ahora, ¿¿¿ Cuando???

La vida siempre está llena de retos. Es mejor admitirlo y procurar ser felices de todas formas.

Por largo tiempo parecía que la vida estaba a punto de empezar para mí. Pero siempre había un obstáculo en el camino, algo que resolver primero, algún asunto sin terminar, tiempo por pasar, alguna deuda por pagar.

Entonces la vida comenzaría…

Hasta que me di cuenta de que esos obstáculos eran mi vida. 

Ésta perspectiva me ha ayudado a ver que no hay un camino a la felicidad, sino que la felicidad es el camino.

Así que atesora cada momento que tienes, que vives, que compartes con los demás; y recuerda que el tiempo no espera por nadie y éste es el mejor momento para ser feliz.

Rendirte o conformarte te vuelve la vida monótona, fría, aburrida y muy pesada.

Tal vez trabajes, comas, duermas y trates de divertirte (ya sabes, discos, alcohol, sexo, drogas, etc.…) y transformes tu “éxito” en cosas banales, como aparentar ser lo que no eres, o tener lo que no tienes.

El éxito no significa necesariamente dinero, es alcanzar los sueños que meditas profundamente para alcanzar una paz espiritual, una tranquilidad mental en la que, al mirarte al espejo y observar tu imagen, reflejen orgullo y satisfacción.

Esos ojos que te miran de frente y que te felicitan por haber tenido el valor de conservar viva y latente la esencia de tu existencia, la esencia de tu vida.

Vive tu vida al máximo, sin escatimar en felicidad. Recuerda abaratar la felicidad.

Recuerda que entre más trabajes por tus sueños, cuando los alcances, más satisfacción sentirás.

Consigue que la esencia de un ser bueno y generoso permanezca en ti desde tu primer aliento hasta tu último suspiro.

Que tu vida sea el mejor ejemplo que puedas dar a los demás, y que, de ejemplo en ejemplo construyamos juntos un mundo mejor….Una mejor humanidad. 

Espero que estas pequeñas reflexiones os sirvan para abrir vuestra mente y ojos y os ayuden de una forma sencilla a comprometeros primero con vosotros mismos y luego transmitirlo a los demás.

Plugin for Joomla