Artículos

Cuando queremos que se nos respete por nuestro trabajo debemos primero respetarnos a nosotros mismos, cuidar nuestro aspecto externo, uniforme, principalmente nuestro cabello tenerlo bien cortado, con un buen color, nunca excesivamente largo e ir limpios, con buen olor y bien afeitados o bien maquilladas.Antonio Bellver y Philippe Vanta

 

¡COMO VAMOS A OFRECER IMAGEN SI NOSOTROS NO LA PROYECTAMOS!

 

Debemos tener todos nuestros elementos de trabajo bien acomodados, limpiar los cabellos de los cepillos, nuestras herramientas limpias, esterilizarlas (existen aparatos exclusivos).

 

Es agradable poner videos o DVD´s, si tenemos estética, ya sean de moda o estilismo, comprarlos por nuestra cuenta y visionarlos continuamente. Cambiar las fotos de ambiente en el salón continuamente, comprar revistas cada semana y suscribirse a revistas profesionales.

Hablar con seguridad, tener educación, no mascar chicle, no atender al celular si no es urgente, no beber de la botella de agua delante de la clienta, no tratarla de tú y no ser cotilla (chismoso).

Así empezaremos ha tener éxito y daremos prestigio a esta profesión y al lugar en donde trabajamos APASIONARSE CON EL ESTILISMO.

 

REGLAS DE ORO

 

1. Recibir cordialmente a la clienta.

2. Tener un intercambio de opiniones y visualizar a la clienta sin peinador, capa, etc. Observar su forma de vestir, sus movimientos, status social, su forma de hablar, estatura, etc.

3. Sugerir un tratamiento, observar su color y sugerir un baño de color en caso de ser necesario y preguntar por el resultado de nuestro último servicio.

4. Acomodar perfectamente a la clienta en el lavacabezas, sugerir quitarse la ropa, si lleva cuello alto o una prenda gruesa, ó si es un hombre aconsejar que se quite la camisa y la corbata, procurar que la espalda este totalmente vertical y las pompas apoyadas en el respaldo de la silla, diagnosticando al mismo tiempo un tratamiento o champú adecuado.

Foto: Mariano Mora en el evento Color TROPHY20013 de L'OREAL

5. Lavar perfectamente el cabello, es el inicio de un buen servicio. 

Desenredar el cabello previamente con un cepillo.

Preguntar por la temperatura del agua.

Aplicar poco champú en la palma de la mano, repartir el champú empezando por la nuca.     

Hacer correctamente los 5 masajes, tomando en cuenta de no frotar las puntas del cabello con las dos manos. Preguntar si les gusta un masaje suave o fuerte.  Poner el acondicionador solo en las puntas, enjuagar abriendo el cabello, hasta que nos rechinen los dedos. 

Hacer un masaje final de relax.   

Secar, con una toalla aparte, el exceso de agua, secando con la misma las orejas, cuello y frente.

Despeinar y colocar en la cabeza si el cabello es largo para no mojar su bata y el piso.

Tratar de vender un champú o un tratamiento en el momento de masajear el cuero cabelludo. En caso de lavar un tinte quitar las manchas de la nuca en el tocador, en caso de que las manchas sean muy obscuras utilizar líquido de permanente rebajado o ceniza de cigarrillo con agua. Una vez realizado el servicio dejar el lavacabezas limpio, listo para atender a la próxima clienta, limpiar con la toalla o un papel, y finalmente acompañar a la clienta al tocador, con sólo una toalla en la cabeza para no mojar el piso, si es cabello corto o es un hombre no es necesario.

6. Ir siempre detrás de la clienta, apartar su silla, acomodar el tocador, que siempre tiene que estar limpio y ofrecerle agua, té, café y revistas.

7. Es el momento de ponernos de acuerdo en cual será su estilo apropiado, comentar, sugerir, escuchar y procurar anticiparnos, para no caer en el tópico de siempre ¿Como lo quiere, lo quiere así o asa? Si sabemos proponer a la clienta con “profesionalidad” nos va a contestar como nosotros deseamos ¿QUE ME QUEDA MEJOR? ; ¿QUE ME RECOMIENDAS? Así realizaremos mejor nuestro trabajo, con más seguridad. Nuestros movimientos deben mostrar seguridad y mucho entusiasmo.

8. Poner una capa de corte, una vez determinado el estilo a realizar.

9. Observar la calidad del cabello, el rostro y el óvalo de la clienta “recordar la clase de visagismo”, peinar el cabello hacia ambos lados. Mirar los remolinos y arranques naturales de su corte anterior, ver donde vamos a hacer la raya o su arranque natural, aplicar mousse para peinar y cortar mejor, sobre todo para dar mejor volumen, no excederse en cantidad, repartirlo bien. Hacer las secciones adecuadas, bien limpias, empezando por la mecha guía, a la medida adecuada.

10. Una vez realizada nuestra primera parte del corte, observamos los demás trabajos de nuestros compañeros y maestros mientras no nos toca el turno (academias y escuelas).

11. Nuestra conversación debe ser preferentemente sobre moda, nunca temas personales y evitaremos hablar con nuestros compañeros delante de las clientas a no ser que ellas sean participes de nuestra conversación. Recomiendo hablar al principio de nuestro servicio y al final. Terminando el peinado sugeriremos productos de reventa, como sprays, ceras, gels, etc.

12. Terminando el corte o mientras cortamos si la medida es corta, no se olviden de quitar los cabellos con el bledo es muy molesto y él o la clienta nos lo van agradecer.

13. Una vez que hemos terminado el servicio, le daremos un espejo a la clienta para que observe el resultado final, sugiriendo al mismo tiempo  un próximo servicio de color, tratamiento. Es el momento de realzar lo bien que le sienta su nuevo look, de ensalzar nuestro trabajo, de recordarle los diversos consejos que le hemos sugerido, en fin “es el toque final” de ahí va a depender nuestro ÉXITO o FRACASO. 

14. Finalmente ayudaremos a sacar la bata a la clienta, darle su abrigo o saco, despedirla con el máximo de cordialidad acompañándola a la recepción. Dependiendo de nuestra atención y buen servicio obtendremos un premio asegurado.

Si siguen estos 14 grandes consejos no duden en que tendrán el éxito asegurado. No olviden que el trabajo hay que hacerlo con toda nuestra ilusión, nuestra técnica y experiencia para que podamos alcanzar nuestros sueños deseados.

 

Plugin for Joomla